Descárgalo en PDF

Una condición previa de los trabajadores de Navantia para negociar el plan de empresa anunciado por el gobierno del PP es que se cumpla el convenio vigente, que está siendo violado por la empresa. En relación con este aspecto, la empresa anunció el viernes 30 de junio tres medidas: la devolución de las 16 horas realizadas de más en 2014 en aplicación del IV Convenio, declarado posteriormente ilegal por el Tribunal Supremo; la liquidación de los paquetes de Navidad no entregados en 2013 y 2014; y la revisión del recorte realizado en 2015 a la DPO (un complemento salarial) de los técnicos superiores, que no están adscritos al convenio colectivo.

Reproducimos el comunicado de GanemosCCOO de Navantia, del 3 de julio, sobre dicho anuncio:

El gesto anunciado por la empresa el viernes en relación con la ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo y el cumplimiento íntegro del III Convenio Colectivo, siendo positivo, es totalmente insuficiente.

En primer lugar, siguen pendientes temas muy importantes, como la redistribución de la compensación de comedor y economato, la publicación del texto del convenio, la entrada de un familiar de los fallecidos por accidente laboral o enfermedad profesional y, por supuesto, las asimilaciones, tanto la actualización del nivel como el pago de los atrasos.

En este sentido, sorprende que la empresa haga bastante más que un gesto económico hacia los técnicos superiores (revisará la DPO de 2015) mientras de las asimilaciones no hay absolutamente nada. Esto responde a que la empresa ve con preocupación el inicio de un vínculo de los técnicos superiores con el movimiento obrero organizado, e intenta contrarrestarlo tratándolos de forma diferente, para aparentar que no necesitan el sindicalismo de clase. Los técnicos superiores se equivocarían si hiciesen caso de estos cantos de sirena. El camino es la integración en el convenio y la participación en la vida sindical a todos los niveles (asambleas, movilizaciones, afiliación...).

Tan cutre es el anuncio, que la empresa ni siquiera dice cómo propone liquidar los dos cartuchos de Navidad y el disfrute de los dos días de 2014 (que debería ser por horas). Es necesario que el comité de empresa aclare estos aspectos e informe a los trabajadores.

Y también es necesario que el comité aclare otra cosa. Como es sabido, en mayo se boicoteó la botadura del BAM no permitiendo que el bloque de la superestructura saliese del taller para colocarle el palo. El Diario de Ferrol del 17 de junio aún recoge declaraciones del comité diciendo que “mientras no veamos algún gesto por parte de la nueva dirección de Navantia [para cumplir el III Convenio], no permitiremos que se coloque el bloque ni el palo”.

Un par de días después de estas declaraciones, el bloque salía del taller, y a día de hoy tiene el palo colocado y la botadura del BAM está prevista para el 24 de julio. No sabemos si esta relajación del comité se debió a que esperaban mucho más del gesto de la empresa, como les pasó a los compañeros de CCOO de San Fernando, que en su blog reconocen que “después del tiempo transcurrido y los continuos aplazamientos, queríamos creer que habría algo más. Algún gesto de más calado”. Si el motivo para permitir el avance de los trabajos del BAM fue ese, queda claro que no había motivo: el gesto ya está aquí y su calado es muy escaso.

El comité debe aclarar que está pasando con el BAM, entre otras cosas porque el 24 son vacaciones y el plazo para obligar a alguien a trabajar en ellas ya pasó.


III Encuentro Estatal


Campañas

 


 

Materiales