El pucherazo en el congreso extraordinario de la Unión Regional de Murcia —que convirtió una mayoría, entre los delegados elegidos por las bases, de 45 delegados a favor de Salvador Soto, el candidato combativo, frente a los 44 de Ángel Soler, el candidato del aparato, en una minoría de 45 frente a 47 mediante la participación en la votación de los tres representantes de la Confederación en la gestora— ha indignado, y con razón, a la afiliación de CCOO de Murcia. Reproducimos a continuación tres cartas de otros tantos afiliados/as.

Carta de una delegada murciana a las y los miembros de la comisión ejecutiva confederal de CCOO

El presente e-mail no requiere contestación. Ni tan siquiera requiere ser leído. Lo único que precisa es ser escrito.

Soy Juana Mª Martínez Ondoño, afiliada a CCOO Región de Murcia desde que comenzó mi vida laboral como docente hace 9 años y defensora de estas siglas desde que tengo uso de razón, y hoy es el primer día en el que me he planteado si de verdad CCOO es el sindicato que siempre he creído que era.

Hoy es un día triste, muy triste para mí. El segundo día más triste de mi breve —pero intensa— vida sindical.

Decepción. Decepción es la palabra que describe mi sentimiento hacia ustedes hoy. Yo me lo creí. De verdad lo creí. Lo creí de corazón, como casi todo lo que me creo o me quiero creer. Yo creí de verdad que venía una delegación confederal a Murcia para resolver el conflicto existente, para ser objetivos, para tratar de conciliar y actuar con imparcialidad. Decepción. Decepción de la Confe, decepción del modelo sindical por el que apuestan, decepción en concreto de uno de los tres miembros de la gestora, al que me creí. De verdad, te creí. La edad, la falta de experiencia, el desconocimiento de cómo funciona esta casa… no sé cuál de ellos fue el motivo que me llevó a esa ciega confianza (quizá un poco de todo), pero, a pesar de los recelos de la mayoría de mis compañeras y compañeros, yo sí confié en el buen hacer de la confederación. Gran error.

¡¡Qué poco les ha importado que las siglas a las que representan se vean empañadas por un pucherazo!! Los medios de comunicación regionales empiezan a hacerse eco, y desgraciadamente esto acaba de comenzar. Les estarán muy agradecidos. Ya tienen carnaza a costa de nuestras Comisiones Obreras.

Pero no sé de qué me sorprendo. Tampoco les importó demasiado las filtraciones y calumnias vertidas hacia mi Secretario General por parte de los que, a partir del lunes, dirigirán mi Unión Regional. Fueron los mismos y ustedes lo saben. Lo saben pero les apoyan y defienden. Ese fue el día más triste de mi vida sindical. Ver cómo tenemos compañeros y compañeras de viaje que, sin ningún tipo de escrúpulos, son capaces de poner en la palestra, de hundir, vapulear, zaherir a una persona por el mero hecho de que ellos se habían hecho sus cábalas de que quería la silla de secretario general regional. Que equivocados estaban con Pedro Manuel… pensaban (o pensabais) que Pedro era igual que ellas y ellos.

Y yo me pregunto: ¿cómo voy a ir el lunes a explicarles lo que ha ocurrido a mis compañeras del colegio afiliadas que a las 9:00 me estarán esperando para que les explique lo ocurrido? ¿Qué les digo? ¿Que en Madrid no nos quieren? ¿Que somos incómodos porque somos viscerales pero reflexivos y éticos, y no predecibles ni manejables? ¿Que apuestan por el modelo sindical de sillones de despacho, de mantener ejecutivas amplias con buenos salarios, de puertas giratorias? Sinceramente, espero estar equivocada, pero hoy sólo puedo creer eso. Sólo puedo creer eso, porque ya no creo en ustedes. Al igual que no me siento representada por Ángel Soler, desde hoy por ustedes tampoco.

Tan sólo terminar pidiendo disculpas no por el fondo, pero sí por la forma de mi contribución al bochornoso espectáculo de hoy. Reafirmo todo lo que he dicho hoy. Todo. No me arrepiento ni de una palabra, pero sí de las formas. Yo no soy así, ni quiero serlo. Siento haber levantado en más de una ocasión la voz, pero era la única forma que tenía en ese momento de hacerles ver la frustración, la rabia y la decepción que sentía. En ningún momento he insultado ni descalificado, tan sólo he expresado mi repulsa hacia vuestros actos y que para “amañar” un congreso cambiando con vuestros votos la decisión tomada por los legítimos delegados y delegadas de Murcia para asignar a dedo a VUESTRO CANDIDATO, cambiad los estatutos y que se nombre a dedo directamente. Nos hubierais ahorrado meses de un gran desgaste emocional, personal y sindical, además de acrecentar las luchas internas. Con esta forma de proceder sólo habéis conseguido que más de una hayamos sentido que os habéis estado riendo durante meses de nosotras y nosotros. Si tenía que ser lo que quisiera la Confe, lo podríais haber dicho hace ya muchos meses, todos y todas hubiéramos ganado en salud y, tal vez, hoy no estaría tan decepcionada de pensar que no me representan mis máximos dirigentes, que no son dignos del sindicato de Marcelino Camacho. Hoy han privado a CCOO Región de Murcia de un secretario general elegido por la afiliación de Murcia y de una gran persona que, estoy segura, hubiera sido (o será) un gran Secretario General Regional.

Si hoy no me desafilio es por los compañeros y compañeras de mi federación, tanto regional como estatal, que cada día se dejan la piel por y para las CCOO y que hoy están igual o peor que yo y sobre todo por mi Secretario General, al que admiro y apoyo incondicionalmente. Y aunque este conflicto regional se esté cargando muchas cabezas (no sólo la que siempre sacáis a relucir en la Confe), desde mi centro de trabajo y en mis ratos libres —si nadie me lo impide— sigo y seguiré trabajando por y para mi Federación, para el Área Pública de CCOO Región de Murcia, para defender la educación pública como siempre he hecho, y para demostrar cada día a más gente que otras Comisiones Obreras son posibles y que no somos todos iguales.

Hoy, más que nunca, tengo presente la cita de Marcelino Camacho:

NI NOS DOMARON, NI NOS DOBLARON NI NOS VAN A DOMESTICAR.

Juana Mª Martínez Ondoño

Secretaria de Organización y Finanzas

Federación de Enseñanza Región de Murcia

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Juan Carlos Romero Nicolás, afiliado de CCOO Región de Murcia

Pues sí... El sindicato al que pertenezco, CCOO, después de lo que ha pasado en el congreso extraordinario, donde han votado tres personas que no tenían derecho moral a hacerlo, me da cuanto menos asco...

Lo recuperaremos... La democracia siempre ganó a las dictaduras, caerán por su propio peso. Leo que el nuevo secretario general (que no representa a la afiliación) va a buscar el consenso. La dictadura nunca buscó el consenso... La dictadura siempre buscó imponer sus ideas a la fuerza... Como se ha hecho en CCOO en los últimos años. Los que creemos en el sindicalismo recuperaremos el espíritu del mismo.

Dárosla de demócratas, dárosla de gente de izquierdas, pero lo que es de la afiliación... Lo recuperará la afiliación. Lo que es de la mayoría de CCOO en Murcia, lo recuperará la mayoría de CCOO en Murcia.

¡No nos doblegarán!

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Salvador Garrido Martínez, afiliado de CCOO Región de Murcia

Ha vuelto a suceder. Como decía Platón, “la democracia, a causa del proceder de la servidumbre de algunos demagogos, ha triunfado y ha pisoteado la libertad de la verdadera democracia: los trabajadores”.

En el congreso extraordinario de CCOO Región de Murcia he visto cómo se han pisoteado mis derechos como afiliado de CCOO y he comprobado cómo algunos a los que alguna vez hemos llamado compañeros/as se aferran (cueste lo que cueste) a la poltrona cual si hubiesen puesto adhesivo a su sillón, ha sido un pucherazo. He pasado por casi todas las etapas de un trabajador y siempre he estado orgulloso de pertenecer a CCOO y militar en esta organización, donde he encontrado a los mejores compañeros y amigos, trabajadores honrados realizando jornadas extraordinarias todos los días, viendo ahora cómo desde algunas Federaciones y desde la propia Unión Regional se les ha denostado, vejado y amenazado.

Si me he atrevido a escribir esta carta ha sido porque si algo he odiado en esta vida ha sido la injusticia y la opresión no solo al trabajador, sino a cualquier ente, ya sea persona o animal, pero lo mas indecente es que lo hagan desde tu misma organización.

Por eso lo ocurrido el sábado pasado me indigna y asquea, gracias a tres “compañeros” de Madrid nos hayan secuestrado el voto y el resultado del Congreso en el que a todas luces el VENCEDOR ha sido Salvador Soto, mi Secretario General (45-44).

Mi militancia durante todos estos años creo que ha sido honrada y recta, he ayudado en todo lo que me ha sido solicitado y a todas las federaciones sin percibir ningún tipo de salario (cosa extraña en este nuestro sindicato).

A día de hoy no he solicitado mi baja ni animado a nadie a que tramite la suya porque yo sé que este sindicato va a cambiar a un modelo de gestión mejor y más participativo y democrático.

¡¡¡¡TENDRÁN EL PODER, PERO NO LA RAZÓN; PODRÁN, PERO NO CONVENCERÁN!!!!

¡¡¡¡VIVAN LAS COMISIONES OBRERAS!!!! 


III Encuentro Estatal


Campañas

 


 

Materiales