Los "espartanos" recibirán esa cantidad por la vulneración de su derecho de huelga

Los trabajadores de la fábrica de Coca-Cola de la localidad madrileña de Fuenlabrada cobrarán los salarios correspondientes a los días que concurrieron entre el 31 de enero y el 1 de abril del 2014. La cantidad se acercará a una media de 6.000 euros por trabajador, de un total de 204 trabajadores afectados, es decir, 1.224.000 euros aproximadamente. Durante esas fechas, ante el anuncio de un ERE por parte de la multinacional, los trabajadores llevaron a cabo una huelga. Los despidos fueron considerados improcedentes y el derecho a huelga de los trabajadores, vulnerado.

Ver artículo completo en www.cuartopoder.es

El pasado viernes, la multinacional y el abogado de los trabajadores de CCOO, Enrique Lillo, conciliaron y no irán a juicio. “La empresa pagará para no entrar a juicio y que no haya una nueva sentencia negativa para ella que le vuelva a dar mala publicidad”, considera el portavoz de Coca-Cola en Lucha, Juan Carlos Asenjo. “El viernes teníamos la vista después de más de dos años reclamando los salarios que todavía no habían sido abonados, se concilió y nos los van a abonar antes del 31 de marzo”, informa Asenjo a cuartopoder.es.

Este representante sindical considera al respecto: “Es lo máximo que podíamos sacar en el ámbito material, los salarios”. De haber ido a juicio, explica Asenjo, “podríamos haber conseguido una nueva sentencia, pero ya todo el mundo sabe que esta empresa está condenada por el maltrato a sus trabajadores y por un ERE improcedente”.

De esta manera, la lucha de “los espartanos” de Fuenlabrada sigue, a pesar de que ya el pasado mes de abril del 2015 el Tribunal Supremo corroborara la nulidad del ERE que ya había declarado previamente la Audiencia Nacional. “La empresa todavía no está cumpliendo la sentencia en aspectos de jornada y de salarios; la fábrica sigue desmantelada y la readmisión de los trabajadores de septiembre no fue con las mismas condiciones laborales”, relata Asenjo, que insiste en que esto “hace que nos encontremos con un nefasto clima laboral, con amonestaciones escritas y con un incremento de la presión sobre la plantilla”. Una presión, explica “que les volverá a estallar por las ansias de venganza que tienen hacia los trabajadores, y por no saber cerrar profesionalmente un conflicto”.

“Nos encontramos con el paulatino desmantelamiento de los anteriores puestos de trabajo, avalado por un auto irregular, como se verá con el paso del tiempo, al que hemos recurrido y sobre el que ya hay medidas cautelares”, prosigue Asenjo. “La Justicia lenta no es justicia. Son muchas las instituciones del Estado que avalan esta corrupción del sistema para que los ciudadanos desesperen y no alcancen sus objetivos en la Justicia”, dice el representante sindical, que cree que el sistema judicial actual “está diseñado para el capital, con su dinero y expertos”. Sin embargo, Asenjo se muestra optimista: “Los espartanos iremos al Constitucional y condenaremos a Coca-Cola y su embotelladora, aunque con las jubilaciones y bajas sólo llegue el último espartano, para que la historia recuerde quién y por qué se venció a esta multinacional”.

Este portavoz de los trabajadores de Coca-Cola en Lucha explica que “se ha registrado un recurso de casación en el Tribunal Supremo contra el auto de septiembre de la Audiencia Nacional que aplicaba una movilidad funcional y declaraba la admisión como regular”. Asenjo relata que la readmisión de los trabajadores es irregular, pues no se da en las mismas condiciones laborales que antes del conflicto. Por ello, reitera: “Iremos hasta el Constitucional, la sentencia es por vulneración de un derecho fundamental, como es el derecho de huelga, por lo que la sentencia no es canjeable en sus términos, como ha demostrado el Constitucional en distintas sentencias”.


III Encuentro Estatal


Campañas

 


 

Materiales