No al Pacto social ¡Abajo el gobierno corrupto del PP!

¡Hace falta ya una huelga general!

Celebramos este Primero de Mayo en medio de una crisis política de calado. Otra vez más, los casos de corrupción acorralan al PP. Ignacio González, mano derecha de Esperanza Aguirre y ex presidente de la Comunidad de Madrid, ha sido detenido junto a otras 12 personas, acusado, entre otros delitos, de comprar fraudulentamente empresas en Latinoamérica, utilizando el Canal de Isabel II durante su proceso de privatización, y de desviar fondos públicos para su enriquecimiento personal y el de sus colegas de saqueo.

 

Esta trama ha vuelto a poner de relieve el carácter estructural de la corrupción, implicando a gobiernos del PP, del PSOE, multinacionales del Ibex-35, numerosos medios de comunicación, y al propio aparato del Estado, que vela por los asuntos generales de la clase dominante.

El Gobierno de Rajoy es débil y la posibilidad de provocar su caída está al alcance de la mano. Que para los capitalistas sea una cuestión estratégica mantener y apuntalar a este gobierno, es un síntoma de debilidad y de la falta de un recambio fiable para sus intereses. El PSOE está sumido en una profunda crisis: la actual dirección golpista ha demostrado su completa subordinación a los intereses de los capitalistas, y no duda en sostener a este gobierno reaccionario uniendo sus fuerzas a Ciudadanos.

En estas circunstancias, la decisión de Unidos Podemos de presentar una moción de censura contra Rajoy es un hecho muy positivo. Un Gobierno anegado por la corrupción y que sigue aplicando una furiosa política de recortes y ataques contra la población no debe permanecer un minuto más. Desde GanemosCCOO manifestamos nuestro apoyo a esta iniciativa parlamentaria, pero señalamos que es necesario respaldar la moción con la organización de movilizaciones masivas en todos los territorios que culminen en una gran huelga general. Los motivos sobran y las condiciones para lograrlo están claras y maduras.

El valor de la iniciativa de Unidos Podemos es evidente: ha colocado en su lugar a todas las fuerzas del Parlamento. La reacción de la gestora golpista del PSOE ha sido especialmente bochornosa. El portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, ha dejado más que claro en que lado de la barricada están: le faltó tiempo para decir que el PSOE votará en contra y apoyará a Rajoy para que se mantenga como Presidente del Gobierno. Si alguien albergaba alguna duda de que la gestora golpista del PSOE es la clave para sostener a Rajoy, los hechos lo han dejado claro.

Al presentar su propuesta, los dirigentes de Unidos Podemos han señalado que iniciarán contactos inmediatos con organizaciones sindicales, sociales y fuerzas de la izquierda. Por supuesto que es correcto tomar cuantas iniciativas sean necesarias para dar a la moción de censura el máximo apoyo político y social. Pero la manera de crear las condiciones para que ésta prospere, y asestar un golpe definitivo a este gobierno de corruptos y ladrones, es organizar de una manera decidida la movilización más contundente en todos los territorios del Estado, y que esa movilización confluya en una gran huelga general. Hay que rescatar el espíritu y la práctica del 15M y de la gran rebelión social que sacudió el Estado español desde 2011 hasta 2014.

Los motivos para la movilización y la huelga general sobran. No sólo se trata de luchar contra la corrupción y por la depuración del aparato del Estado de reaccionarios. Hay que combatir los recortes en sanidad y educación, y reclamar la nacionalización de las eléctricas para acabar con la pobreza energética; hay que poner fin a los salarios de hambre y la precariedad, anulando la reforma laboral; terminar por ley con los desahucios, y derogar la LOMCE y el 3+2; defender la libertad de expresión, de manifestación y de reunión, echando abajo la ley mordaza, o tomar medidas efectivas contra la violencia machista; es restituir todos los derechos sociales y políticos que nos han arrebatado, e imponer el que tiene el pueblo de Catalunya, Euskal Herria y Galiza a decidir su propio futuro.

No basta con comunicados de apoyo a la moción de censura. Desde GanemosCCOO exigimos a la dirección confederal de CCOO que no sólo se pronuncie a favor de esta moción, sino que rompa ya con una política que ha dado numerosos balones de oxigeno al PP. Todos los activistas y delegados de CCOO, todas las organizaciones de la izquierda que lucha, y colectivos sociales, debemos generar un gran movimiento de masas para apoyar esta moción, empezando por animar a una participación masiva en las Marchas de la Dignidad del próximo 27 de mayo. Tenemos la obligación de debilitar al máximo al PP y sus aliados, y promover una salida por la izquierda a la crisis del capitalismo. Y en ese camino, la organización de una huelga general es imprescindible.

29 de abril de 2017


III Encuentro Estatal


Campañas

 


 

Materiales