21 de Abril a las 11h: Asamblea de Diversidad Funcional Y Servicios Sociales

(Centro de Mayores Benito Pérez Galdós-Avd. Ciudad de Barcelona 182)

Sí hay dinero para las empresas, pero no para trabajadores/as, usuarios/as y familias

Los trabajadores del sector de la diversidad funcional nos hemos visto abocados a constantes pérdidas de derechos laborales y una mayor precarización, empeorando las condiciones del servicio para usuarios y familias. Desde el 31 de diciembre del 2016 nuestro Convenio estatal está caducado. Los trabajadores del sector, de diversos sindicatos, muchos agrupados en torno a la Plataforma en Defensa de la Atención a la Diversidad Funcional, hemos impulsado reuniones y participado en asambleas sindicales, exigiendo una plataforma reivindicativa clara y contundente a los responsables de los sindicatos que hoy se sientan en la mesa de negociación. ¡Queremos recuperar todo lo que hemos perdido!

Finalmente, gracias al trabajo de muchos compañeros de base, hemos conseguido que CCOO y UGT asuman en la mesa de negociación las reivindicaciones más sentidas del sector, lo que significará, si se consiguen, mejorar y dignificar la calidad del servicio. Una de ellas es acabar con la “voluntariedad” del artículo 42, esas horas de trabajo gratuito que se garantizó a la patronal con la firma del último Convenio, y que le ha supuesto un grandísimo negocio. ¿Cuántas horas no pagadas se habrán hecho en todo el Estado y en todo el sector de “vigilancia durante el periodo de las comidas y descansos correspondientes”? ¿Cuántos beneficios sumarán todas esas miles de horas no pagadas? ¡Es una vergüenza! ¡Trabajo gratuito!

Otras exigencias tienen que ver con recuperar derechos perdidos, conciliar la vida laboral, personal y familiar, restaurar complementos perdidos con la excusa de la crisis, dignificar nuestros limitados salarios congelados durante años o implementar medidas para mejorar nuestra seguridad y salud en los centros de trabajo.

Todas nuestras reivindicaciones están directamente relacionadas con la calidad del servicio. Las herramientas más valiosas en cualquier sector, pero especialmente en este, son los propios trabajadores, que tenemos que dar cuidados adecuados, calor humano, y poder afrontar psicológicamente fuertes las dificultades que sufren muchos usuarios y familias. Necesitamos tener condiciones de trabajo dignas que nos permitan centrarnos plenamente en nuestra labor y que, por tanto, garanticen un servicio de calidad, humano y lo más personalizado posible. ¡Nuestra lucha por mejorar nuestras condiciones es también la lucha para que usuarios y familias tengan un servicio digno!

Al tiempo que la patronal racanea con nuestras condiciones laborales, vemos como las empresas del sector, muchas veces Fundaciones o Asociaciones, siguen haciendo su agosto lucrándose con fondos públicos y con el dinero de usuarios y familias. Así se vio con el último Acuerdo Marco de 2013, que estableció las condiciones de los pliegos, y que supuso una nueva degradación del servicio. Creemos firmemente que nuestro sector tiene que dejar de ser un negocio. Necesitamos servicios de dependencia públicos y de calidad, con todos los recursos necesarios para tratar a cualquier persona dignamente, y que no dependa esto de la competencia entre empresas. Un sector además, que funciona en la mayoría de los casos a través de concesiones públicas, que como vemos son fuente de corrupción y negocietes.

Por tanto, es hora de ponerse en marcha para conseguir nuestras reivindicaciones. ¡No vamos a aceptar un nuevo Convenio que recorte nuestros derechos o que mantenga los recortes de 2012! Hay que comenzar a informar en todos los centros de trabajo, y por ello planteamos realizar una Asamblea General del sector el próximo día 21 de abril en el Centro de Mayores Benito Pérez Galdós de cara a impulsar la movilización. Hay que conseguir en las calles lo que no se consigue simplemente sentándose a la mesa con la patronal. Solo así dignificaremos el sector.

•             Supresión del artículo 42 del XIV CCG. ¡No a la voluntariedad! Todo trabajo retribuido y computable como trabajado.

•             Recuperar la jornada laboral semanal de 37,5 horas.

•             Subida salarial general tras años de congelación. ¡Basta de sueldos de miseria!

•             Salario dignos para el personal de atención directa, especialmente las categorías más bajas.

•             Medidas para garantizar realmente la conciliación laboral y familiar. Permisos justificados y retribuidos, y como mínimo los reconocidos en el ET.

•             Restaurar el Complemento de Antigüedad y eliminar el Complemento de Desarrollo Profesional.

•             Formación homologada para la promoción profesional.

•             Recuperar los 6 días de asuntos propios.

•             Incapacidad Temporal con 100% del salario durante el primer año.

•             Mejora de la salud y la seguridad laboral. Prevención en riesgos ergonómicos, psicosociales y biológicos.

•             Abono a del desplazamiento desde el casco de la población del municipio al centro de trabajo cuando aquel esté a más de dos kilómetros.