La empresa, condenada por modificar las condiciones laborales por razones de “competitividad”

Los trabajadores de Comsa Service (EMTE) en Tarragona, tras dos años de lucha contra la multinacional, hemos obtenido una contundente victoria. En junio de 2015 la empresa anunciaba recortes en nuestras condiciones laborales y salariales alegando que no era competitiva, a pesar de no tener pérdidas.

Hablamos de una gran multinacional que hace lucrativos negocios en todo el mundo, una parte de ellos gracias a numerosas concesiones públicas, como ocurre en Catalunya y el Estado español, y que entre otras cosas se ha visto salpicada por escándalos de corrup­ción como el famoso caso Pujol.

Este mes de enero se dictaba sentencia por parte del Juzgado de lo Social nº 27 de Barcelona, dándonos la razón a los trabajadores, y señalando que la empresa no podía hacer dichas “modificaciones” (recortes) de nuestras condiciones laborales al no existir siquiera una situación de pérdidas económicas. Tal y como indica la sentencia, dicha medida responde “a una mera conveniencia organizativa empresarial de modificar determinadas condiciones de trabajo económicas establecidas en el Pacto de Mejora vigente de este centro para reducir sus costes de personal con el fin de hacerlo más competitivo”, y no a “criterios objetivos, estrictos y razonables”. Querían rebajar los “costos laborales” para ser “más competitivos”, es decir, ¡seguir acumulando beneficios sin fin a costa de nuestra miseria!

Por otro lado, la empresa también ha sido condenada, en otro procedimiento, por vulnerar el derecho a huelga de los trabajadores, siendo obligada a pagar los salarios correspondientes por dichas jornadas de huelga y las cotizaciones, así como a reconocer los derechos adquiridos correspondientes. Otro golpe contundente fruto de la lucha y la perseverancia de los trabajadores.

La lucha sirve, ¡la lucha sigue!

Desde el primer momento los trabajadores no nos resignamos, no aceptamos dichos recortes, y salimos a luchar: impulsando primero una huelga de una semana, y posteriormente nuevas huelgas y movilizaciones. Difundimos nuestra lucha por toda la provincia de Tarragona, consiguiendo la solidaridad de trabajadores y vecinos, hicimos repartos en mercados, acudimos a mítines electorales consiguiendo el apoyo de cargos públicos de la CUP y Podemos, protestamos ante la Inspección de Trabajo e hicimos todo lo posible para dar a conocer nuestra lucha. También entramos en contacto con otras empresas en la misma situación, e impulsamos una coordinadora de empresas en lucha de cara a unir nuestras fuerzas contra los constantes ataques que sufrimos por parte de la patronal. Todo esto ha sido esencial para conseguir la victoria que hoy podemos celebrar.

Ahora la lucha continúa. La empresa sigue sin cumplir el Pacto de Mejora (convenio) respecto a las nuevas contrataciones, generando una doble escala salarial con la que busca dividir y enfrentar a los trabajadores de cara, como siempre, a sacar el máximo beneficio. La propia Inspección de Trabajo —ante nuestras reiteradas denuncias— ya confirmó por escrito dicho incumplimiento, y desde el comité estudiamos acciones de cara a terminar con esta situación y que se aplique a todos los nuevos compañeros las mismas condiciones que tenemos los veteranos: ¡Mismo trabajo, mismas condiciones!

Esta victoria marca el camino a seguir. No ceder ante las presiones y chantajes de la patronal, ¡y no aceptar la política del mal menor! Si nos hubiéramos conformado con las explicaciones de la empresa, tal y como muchas veces plantean las direcciones sindicales, asumiendo que la empresa no era “competitiva” y que nada se podía hacer, nunca hubiéramos conseguido nada. Ha sido una victoria para todos los trabajadores de Comsa Service (EMTE), ¡para todos!, así como para el conjunto de la clase obrera. Ahora hay que continuar la lucha, y seguir ganando nuestros derechos.